H1N1, pero aché…

Hoy me levanté con la idea de comprar mascarillas para conjurar, cuanto pueda y puedan ellas, la gripe que viene. Supongo que la idea me llegó porque el noticiero de radio que me despierta habría estado repitiendo lo que después me he ido encontrando en los periódicos a lo largo del día. Y ahora, ya con rango de amenaza, en las portadas de los periódicos de mañana.

Pero no lo hice, porque bajé a almorzar y elegí dónde con tal mal tino que temí fuera gastroenteritis y no gripe la que me fuera a joder. De hecho, ni siquiera sé si las farmacias venden mascarillas que nos sirvan para enfrentar la H1N1 que se nos viene encima con el otoño. Hojarasca y estornudos, como siempre, pero este año dicen que más, que mucho más. Pandemia, proclaman. Pushkin, Mann y Visconti: ¿quién va a encender las hogueras?

Sería jodido que a uno que se ha colado en el siglo XXI lo matara una gripe. Por eso, al volver de almorzar, me lavé las manos con esmero y rebusqué después un envase de algo que se llama Epi San (Instant Sanitizing Gel) que se trajeron E. o M. a casa desde Estados Unidos. No sé de qué sirve, pero supongo se parezca a lo que sirven los dispensadores de Kimberly-Clark en los accesos a los hospitales.

El gobierno español, no sé si por joder, si por casualidad o para divertirse o divertirnos, ha aprobado hoy exactamente 333 millones de euros para enfrentar el mal. La mitad de 666, el número de la bestia. ¿Es medio bestia lo que viene, pues?

El caso es que me he visto de pronto, hipocondriaco King Size que soy, con otoño burquesco, porque escondido tras mascarilla, enjuagándome las manos como un poseso y subiendo a un par de aviones que me esperan como quien se encamina al cadalso.

Pero, ná, oye, aché pa’ todos los lectores de este blog y aché pa’ mí. Esta gripe nos la vamos a ventilar como año tras año la común.

Amén.

29/08/2009 1:58

 

Esta entrada fue publicada en Noticias corrientes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.