Desidia, y gorilas

Seis años desde la Primavera Negra. Unos 2.000 días.

Todavía era amo y señor Fidel Castro aquel marzo de 2003, cuando envió a sus perros de presa a hacer presa fácil: 75 cubanos fueron juzgados con la premura y la iniquidad propias de los estados policiales más feroces.

Seis años son muchos para cualquiera –hágase el ejercicio de recordar todo lo que cada uno de nosotros ha hecho con su vida desde entonces. Piénsese entonces en lo que significan para inocentes que fueron a parar a cárceles infectas y cuyas vidas cambiaron de golpe entre el 18 y el 20 de marzo de 2003.

Cincuenta y cuatro de aquellos hombres continúan tras las rejas y de ellos ni saben ni quieren saber sus compatriotas. Las movilizaciones en Cuba con motivo de este funesto aniversario no involucrarán a más personas que a los familiares de los presos -las ejemplares Damas de Blanco- y poco más. Tampoco la diáspora cubana hará mucho más que articular protestas que seguirán unos pocos.

La manera en que la desidia se ha adueñado de los cubanos ayuda a figurar el paisaje político futuro, a la vez que retrata el presente. Ni cafetera u olla de presión a punto de estallar, ni pueblo amante de la libertad, como gustan retratarnos los historiadores del chauvinismo patrio.

Normalizados en una anormalidad que se torna norma, hábito y destino, los cubanos administran su tedio vital como la cigarra del cuento.

 

De contra:

No pude resistirme a la tentación de llevarme un ejemplar de la revista Hola que llegó esta mañana al quiosco donde compro los periódicos.

En portada, la nieta de Francisco Franco, Carmen Martínez Bordiú, en plena selva ugandesa. Quiso, dice, sentirse Sigourney Weaver en aquella película con gorilas.

Imaginé portadas y titulares de las revistas cubanas dedicadas a la farándula del futuro: “Nieto de Castro escala el Everest”, “Mariela Castro acude a la gala benéfica del Club Rotario en Cienfuegos”, “A Toñito Castro también le gusta el baseball”, «Ramirito Valdés: a mi abuelo le encantaba navegar lo mismo en yate que por Internet», etc., etc.

La desidia de hoy colorea las portadas del mañana.

 

UPDATE:

Joaquín Estrada Montalván subió hace unos días a su blog, Gaspar, El Lugareño, esta foto que descubro ahora. La publicó inicialmente Atilio Borón quien se reunió con Castro I y nos confió su experiencia el pasado día 12.

Joaquín anda muy atento a las fotos, se ufana de ello con razón y lleva un blog magnífico, así que recomiendo pasar por allí con más asiduidad que la que me permito yo mismo.

Clíckese sobre la foto, que tiene sus cositas…

19/03/2009


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.