Saldo electoral, featuring Pascual Serrano as Himself

«Nueva demostración de madurez y cultura políticas», dice el Granma de las colas ante las urnas. Unas colas que fueron menos nutridas que de costumbre. Un diez por ciento del censo se habría resistido a participar en la pantomima de los hermanos Castro, decían en caliente. Ahora, reducen ese recuento de remisos a la mitad.

Elecciones que sirven, ya lo apuntaba aquí hace meses, al propósito de apartar del poder a Castro I por la vía institucional. Dejar que se lo lleve una camilla con membrete de la Asamblea Nacional. Dotar de legitimidad al sucesor –los sucesores- a través de elecciones en las que también votó Nosferatu. Clavarle la estaca de buen álamo como quien regala pasaporte a la eternidad. Y se los procura a sí mismo.

Instrumentar, desde la payasada de siempre, un gobierno del poscastrismo que ahora goza hasta del voto del moribundo, depositado por interpósita persona, pero legitimante por igual. Un moribundo, por cierto, a cuya cueva sugirió Castro II se dirigía después de votar él mismo.

¿Somos concientes, más allá de la rabia y la desazón, dejándolas de lado por un instante, de la magistral estrategia de los sucesores? ¿Lo somos, de que ya no vale la excusa de la presunta «genialidad» de Fidel Castro como razón única de la pervivencia del régimen? Parece evidente que los sucesores -aún sucesores a medias, sucesores con «sucedido» haciendo zapping-, se han aprendido de memoria una suerte de «Manual de la transición perfecta (para quien la dirige)» hecho a la medida de la Cuba que construyó el hermano mayor del sucesor designado.

Hay en el libro de marras unas pocas advertencias, avisos de peligro. De mucho peligro. Que se repita el Maleconazo o que Castro I se les muera antes de tiempo son dos de esos capítulos marcados en rojo. Otro advertía del peligro de que los cubanos, convaleciente y menesteroso de subtítulos el del Adidas, se negaran en masa a votar en las elecciones. Ese 95 por ciento de votantes que afirman se pasearon ante las urnas vendría a conjurar uno de los pocos peligros reales al avance del gatopardismo. Han conjurado un peligro. Han puesto otra piedra en el edificio de la castrista Cuba postcastrista.

Claro que antes, habría que creerse esa cifra…

Hay, sin embargo, crónica en La República con un recuento que afirma haber hecho el inefable Pascual Serrano, uno de esos tipos a los que les gusta el totalitarismo lo que a Juan Abreu platicar con dioses fotogénicos. Placeres bien distantes, por cierto. (Un muy avisado habanero con el que hablaba una vez del tal Serrano le otorgó paródico nombramiento que me encanta: «mercenario a sueldo de la Oficina de Intereses de La Habana en Madrid».)

Y bien, el tal Pascual acude al recuento de uno de los pocos Colegios designados por el Centro de Prensa Internacional para «atender» a los corresponsales extranjeros:

«Para el recuento visité y asistí como testigo en otro colegio electoral, en esta ocasión en el barrio de Vedado, perteneciente al municipio Plaza de la Revolución. Allí el censo era de 359 votantes, de los cuales ejercieron su derecho al voto 327, es decir no votaron por diferentes razones 32 personas.

»Los votos se distribuyeron entre 138 para la candidata mujer más apoyada, 97 para el siguiente y 71 para el tercero. Hubo 21 votos anulados, la mayoría porque marcaron a más de un candidato o a ninguno, uno de los votos porque estaba todo tachado y otro más con las letras NO atravesando la papeleta. Pendiente de los datos definitivos de todo el país, mi experiencia es que la distribución de voto del colegio en el que estuve, en especial en lo referente a abstención y nulos, era similar a los de otras convocatorias electorales: más de un noventa por ciento de participación y menos de un tres por ciento de nulos. En cualquier caso, yo fui testigo de que el socialismo cubano tiene oposición dentro del país, lo vi con mis propios ojos, un voto que decía NO como pedían desde Miami, de entre 327.»

Demos por válido el recuento al que asistió babeante el filocastrista Serrano, aunque lamento no se haya quedado en el Marianao que dice visitó por la mañana a asistir a pareja apertura de urna. Es lo que tiene el Centro de Prensa Internacional, que sabe hacia dónde dirigir a sus cautivos usuarios.

Aún así, en ese Colegio Electoral a cuyo recuento invitaron a extranjero estaban convocados a votar 359 ciudadanos que viven bajo el totalitarismo cubano. Trescientas cincuenta y nueve personas a las que empujan a votar y marcan con indeleble estigma si no lo hacen. Trescientos cincuenta y nueve súbditos de los Hermanos Castro que tienen motivos para temer represalias hasta si protegidos por la cortinita de la cabina -de haberla en dicho Colegio.

Y, sin embargo, sesenta y cuatro -o pocas menos- de ellas supieron resistirse a la farsa, fuera no acudiendo a votar o forzando la nulidad de sus votos.

No sabe ese Pascual lo edificante que resulta su informe. Tengo para mí que el Centro de Prensa Internacional le va a quitar carro y cuarto en «casa de protocolo».

 

De contra: No todos los visitantes extranjeros gozan de la suerte del Serrano. Véase si no lo que cuenta Martha Beatriz Roque:

En el día de ayer fueron deportados de Cuba /vía Air France/ los ciudadanos europeos: Pavel Res, checo de People in Need y Ptr Novotny, eslovaco de la Red Europea de Organizaciones de Monitoreo Electoral. Se encontraban hospedados en el hostal particular Luis Costa, en calle Maceo No.326 entre San Miguel y Nazareno, Santa Clara, Villa Clara. Fueron detenidos a las 7 y media de la mañana. Hice contacto con la embajada Eslovaca en Cuba ayera al mediodía y no lo sabían, fueron junto con los checos a averiguar ante las autoridades cubanas y no le dijeron nada, solo que no había detenidos. Hoy el embajador checo por la mañana me confirmó que habían salido de Cuba deportados y que solo se había enterado esta mañana por Europa.

Estas dos personas estuvieron el sábado dando una conferencia en casa de Guillermo Fariñas en calle Alemán No.615A entre Hospital y Misionero en Santa Clara, donde participaron 12 disidentes. La conferencia trataba sobre las características que tienen que tener las elecciones para que estas organizaciones las considere legítimas. Después estuvieron en la fiesta de cumpleaños de Pedro Yordi Tápanes, también disidente y se retiraron hacia el hostal a las 2 de la mañana. Tenían planeado temprano comenzar a visitar los colegios electorales. Cuando Yordi los fue a buscar se encontró que los estaban deteniendo.

Por su parte Guillermo Fariñas que también fue detenido en el colegio electoral donde fue a votar, porque estaba exhortando a las personas a poner NO en las boletas, en la propia puerta del colegio, no pudo salir hasta las 6 y media de la tarde de su casa a donde fue llevado sobre la una y media de la tarde y tuvo posta de dos oficiales. Le retiraron el carné. Cuando pudo salir, se dirigió al hostal. la dueña del hostal le tiró la puerta en la cara cuando lo vio, pero dos vecinos le confirmaron que los habían detenido.

yo llamé a la prensa extranjera y traté de que pasaran la noticia, pero no se mostraron interesados en ningún momento.

Saludos. mbr

 

De recontra: Clip de Bill Bilowit para «Olvido» incluido en Boleros perdidos de Alfredo Triff. Muy Miami. Magnífico. La música, espléndida. ¡Y mira que costaba encaramarse más alto después de las 21 Broken Melodies...!

Más temas de Boleros perdidos en el myspace de Triff

 

UPDATE:

Buena la que armó un médico cubano hoy en un tren catalán. Y magnífica la respuesta de la gente, traumatizada todavía por otra escenita en tren catalán, la de ayer, que me asquea tanto que ni la comento.

Por cierto, ni La Vanguardia ni El Periódico de Catalunya dicen que se trata de un cubano.

23/10/2007 14:39


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.