Dos apuestas menos una

El País, como ya comentaba aquí, cambia de cara a partir de mañana.

Había apostado hace días a que Cuba aparecería en la primera plana de la última edición de «El País de siempre», ese del que nos despedimos hoy.

Era una apuesta que hice contando con que saliera al menos una de dos noticias que están en camino. Pero ya ayer vi que la cosa pintaba mal, di la apuesta por perdida y compré el suponía que debido caldo del Priorat.

Y, sin embargo, esta mañana he visto que gané la apuesta por carambola.

Lo que yo decía: ¡cómo no iba a aparecer la palabra «cuba» en la última primera plana del finiquitado El País?

 

Y otra con apuesta, a ver si es racha.

En Interlagos, mañana: Primero, Kimi; segundo, Massa; tercero, Hamilton. Campeón del mundo, el mulato.

 

De contra:

Se anuncia que el próximo miércoles George W. Bush va a cortar marabú. O a sugerir poda. O a rociarlo con fertilizantes… Francamente, este sí es asunto en el que no le arriendo la ganancia a quien apueste.

Como no se la arriendo a quien se coma hasta la última las letras que le dedica un Rufo Caballero a algo que llama con cursi empaque «cultura cubana», en la que, viene a decir, cabe todo menos cierto «conejo blanco».

¿Será que así le llama a un exilio que tampoco menciona? ¿Tanto cuesta asomarse al otro lado del espejo?

20/10/2007


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.