El tiempo del proxeneta

Levantarse el viernes y leer esa Declaración como escrita por el puñito romo de Pérez Roque. ¿Dialogar? “No reconocemos autoridad moral alguna a la Unión Europea para juzgar ni aconsejar a Cuba”.

La bravuconería del castrismo en su expresión más pulcra y desembozada: “Es a la Unión Europea a quien corresponde rectificar los errores cometidos con Cuba. Todo paso en la dirección correcta tendrá adecuada acogida. Pero no hay apuro: tenemos todo el tiempo del mundo.”

¡Qué magnífica respuesta! ¡Qué claro lo deja todo! ¡Cuán ajena la retórica del MINREX a las florentinas palabras rubricadas por los ministros europeos! Con cuánto gusto la leo: “La UE es vergonzosamente hipócrita…”, dice.

Me molestaba en la Declaración de la UE el que se tratara a Cuba como a un país normal. Pero a La Habana no le basta con esa normalidad reglada con cautela. La Habana quiere que la dictadura cubana sea, dicho a la manera de Baudrillard, más normal que lo normal. Quiere ser hipernormal.

Su apuesta es clara y hay que reconocer que está avalada por la práctica de las relaciones internacionales en el mundo postcapitalista. Basta de singularidades, reclaman. Cierren el cajón de la Guerra Fría e incluyan el “caso Cuba” en expediente con fecha del nuevo milenio.

Y lo van a conseguir. En el Consejo de Derechos Humanos hace unos días. En Europa, mañana. En los Estados Unidos, después. Tengo para mí, y mira como se me tuerce el viernes, que los cubanos hemos avalado que así sea. Todos los cubanos, incluido el exilio.

Soportar diez meses de interinato y aceptar que Castro I desaparezca de la escena y su régimen permanezca inalterable nos incapacita absolutamente para exigir a un sueco, griego o portugués que tenga a la dictadura por algo más que un mercado disponible. Por eso paecen decirnos con toda la elemental y grosera lógica liberal que los dejemos hacer. ¿No querían laissez-faire para la Cuba postcastrista? Coño, pues déjennos hacer ya, nos echan en cara los Moratinos.

Entretanto, incapaces de producir discursos e instituciones políticas que puedan tener un peso real en la Transición, que puedan siquiera impulsarla, los cubanos parecemos prostitutas que, no sabiendo cómo desasirse del proxeneta, piden a cada cliente que se asoma a la esquina que ocupan que sea él quien las redima del falaz contrato. Y cuando éste se niega, corremos -yo mismo- a quejarnos, vituperar, gimotear.

Cuando La Habana termina afirmando que dispone de “todo el tiempo del mundo” nos humilla. También nos retrata.

 

UPDATE:

En otra tarde de jueves y a propuesta del Partido Popular Europeo, la Eurocámara aprueba resolución que desagradará al chulesco proxeneta. Buenos considerandos; mejores sopapos.

The European Parliament,

– Vistas sus anteriores Resoluciones sobre la situación en Cuba y, en particular, sus Resoluciones de 17 de noviembre de 2004 y de 2 de febrero de 2006,

– Vista la Resolución sobre un mecanismo de seguimiento del Premio Sájarov de 14 de diciembre de 2006;

– Vista la Declaración de la Presidencia del Consejo, de 14 de diciembre de 2005, sobre las Damas de Blanco, así como las anteriores declaraciones, de 26 de marzo de 2003 y 5 de junio de 2003, sobre la situación en Cuba,

– Vista la Posición Común 96/697/PESC del Consejo sobre Cuba, adoptada el 2 de diciembre de 1996 y renovada periódicamente,

– Vistas las Conclusiones del CAGRE del 18 de junio de 2007 sobre Cuba,

– Visto el apartado 5 del artículo 115 de su Reglamento,

A. Considerando que la defensa de la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos, incluidos los derechos civiles y políticos, sigue siendo uno de los principales objetivos de la Unión Europea,

B. Considerando la necesidad de iniciar en Cuba un proceso de transición política hacia la democracia pluripartidista y que en dicho proceso deben participar y decidir todos los cubanos por medio de un diálogo abierto y sin exclusiones,

C. Considerando que aún permanecen en prisión, en condiciones infrahumanas, decenas de periodistas independientes, disidentes pacíficos y defensores de los derechos humanos pertenecientes a la oposición democrática, vinculados en su mayoría al proyecto Varela, algunos de ellos gravemente enfermos, y que muchos de ellos son familiares directos de las Damas de Blanco,

D. Considerando que tal y como ha reconocido el Consejo, no se han conseguido resultados tangibles respecto al respeto de los derechos humanos en la isla y que la situación de los presos políticos no ha mejorado tal y como pretendía la decisión de suspender las medidas complementarias a la posición común sino que incluso ha habido un empeoramiento,

E. Considerando que las conclusiones del Consejo del 18 de junio del 2007 no hacen mención específica alguna a la Posición Común adoptada en 1996 ni a las medidas complementarias del 2003, ni a la suspensión de las mismas decidida ulteriormente,

F. Considerando que el espíritu y la letra, de la decisión del Consejo de suspender temporalmente las medidas complementarias a la posición común del Consejo sobre Cuba, implicaban la autorización de las visitas de alto nivel a La Habana para entrevistarse con las autoridades cubanas pero también con la oposición pacífica y democrática,

G. Considerando que el Parlamento Europeo concedió el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia (2005) a las Damas de Blanco y que estas no fueron autorizadas a asistir a la entrega de dicho premio en la sede del Parlamento Europeo, lo que viola uno de los derechos fundamentales de la persona cual es el de la libertad de entrar y salir libremente de su propio país, reconocido expresamente por la Declaración Universal de los Derechos Humanos,

H. Considerando que el Parlamento Europeo decidió enviar una delegación a Cuba para interesarse por la situación de los galardonados con el Premio Sájarov y lamentando la respuesta de las Autoridades Cubanas decidiendo no gestionar ni tramitar los correspondientes permisos para la citada delegación,

I. Considerando igualmente que al Premio Sájarov 2002 del Parlamento Europeo, Oswaldo Payá Sardiñas, se le ha venido negando sistemáticamente la libertad para salir de Cuba y atender las correspondientes invitaciones de este Parlamento y de otras instancias de la Unión Europea,

J. Considerando el compromiso de los Estados Miembros de desarrollar relaciones más intensas con la oposición política pacífica a través de un diálogo más regular y la obligación de discutir la situación de los derechos humanos y posición de los disidentes con el gobierno cubano y la sociedad civil durante las visitas oficiales,

1. Lamenta y deplora con el Consejo que no se hayan dado, por parte de las autoridades cubanas, las señales significativas que la Unión Europea viene reclamando en lo que se refiere al respeto pleno a las libertades fundamentales y, en especial, a la libertad de expresión y de asociación política;

2. Lamenta que no se haya atendido la demanda del Consejo y del Parlamento Europeo respecto a la inmediata puesta en libertad de todos los presos políticos y de conciencia que continúan encarcelados en la isla e insiste en que el encarcelamiento de la disidencia en Cuba por sus ideales y su actividad política pacífica es contrario a la Declaración Universal de Derechos Humanos;

3. Insta a las instituciones europeas a que den apoyo incondicional y alienten sin reservas el inicio de un proceso pacífico de transición política hacia una democracia pluripartidista en Cuba en línea con la Posición Común de 1996;

4. Insta al Consejo y a la Comisión a que continúen adoptando todas aquellas iniciativas necesarias para exigir la puesta en libertad de los presos políticos y para que el acoso a la oposición política y a los defensores de los derechos humanos termine de manera inmediata;

5. Recuerda que la reconciliación y el reencuentro debe incluir a todos los cubanos, incluidos aquellos que sufren el exilio y están dispuestos a trabajar pacíficamente por la libertad, la democracia y la concordia entre todos los cubanos;

6. Reitera la plena vigencia de la Posición Común de la Unión Europea hacia Cuba, cuyos objetivos siguen inalterables sin que las conclusiones del Consejo de 18 de junio de 2007 puedan considerarse como una reevaluación de la misma; subraya el compromiso de que todas las visitas de alto nivel de las instituciones y Estados Miembros de la Unión Europea deben plantear el problema de los derechos humanos, aunque lamenta profundamente que las visitas de alto nivel efectuadas hasta ahora, se hayan entrevistado con todas las autoridades del régimen cubano, y no lo hayan hecho directamente con los representantes de la oposición pacífica y democrática ni con los familiares de los presos políticos;

7. Deplora la prohibición del viaje a las Damas de Blanco, reitera su decisión de enviar una delegación oficial del parlamento europeo a la isla; insta a las autoridades cubanas a reconsiderar su postura y permitir la entrada de dicha delegación;

8. Insta a las autoridades cubanas a que permitan la inmediata salida de la isla a las Damas de Blanco para atender la invitación del Parlamento Europeo para que las galardonadas reciban efectiva y directamente el Premio Sájarov;

9. Reitera su invitación a Oswaldo Payá Sardiñas y exige a las autoridades cubanas que autoricen su desplazamiento a Europa para que pueda comparecer ante las instituciones comunitarias;

10. Coincide con el Consejo que se haya tomado en consideración la falta de progresos respecto a la situación de los derechos humanos en la isla a la hora de revisar la Posición Común de 1996 y la suspensión de las medidas de 2003, pero considera que la decisión de invitar a Bruselas a una delegación cubana está en abierta contradicción con la falta de autorización por parte de las autoridades cubanas de permitir la salida de las Damas de Blanco y de Oswaldo Payá, así como al envío de una delegación del Parlamento Europeo; y le solicita que en su diálogo con las autoridades cubanas reitere estas demandas;

11. Recuerda que la próxima 17° reevaluación de la Posición Común tendrá lugar en junio del 2008;

12. Instructs its President to forward this resolution to the Council and the Commission, to Cuba’s Government and National Assembly of People’s Power and to the Damas de Blanco and Oswaldo Payá Sardiñas, winners of the European Parliament’s Sakharov Prize.

 

UPDATE:

La Casa del Rey se ha molestado por foto de Leticia Ortiz en un ágape con el rey saudí, Abdulah bin Abdulaziz, y minúscula porción de su séquito. A mí que la experiodista sea fotografiada o no me importa lo que a Pérez Roque el epistolario de Erik Satie.

Sin embargo, otra de las fotos publicadas por Saudi Press me ha cautivado. La de Rodríguez Zapatero recibiendo de manos del rey árabe la más alta condecoración que concede ese reino. Ese pie de foto: Custodian of the Two Holy Mosques awardes Spanish Premier King Abdul Aziz’s High Decoration.

Es lo que tiene presidir un país en estos tiempos. Un presidente que ha proclamado en más de una ocasión que es feminista -así lo ha dicho: «Soy feminista»- recibe condecoración de manos de quien mantiene en oprobioso régimen de servidumbre a las mujeres. Y lo hace con esos gestos infantiles que le son propios. Con esa entrega. Instantáneas como ésta recogen todo lo que nos interesa saber acerca de las relación de Occidente con sus propios discursos. Y de su relación con los proxenetas.

A ese rey le enviaban carta mujeres saudíes denunciando esto:

• Severe discrimination in the courts, homes and workplaces;
• Being denied permission to drive;
• Being restricted from access to educational institutions and the workforce;
• Being denied the right to leave home, enrol in school or university, seek medical help or open a bank account without the permission of a male or guardian.
• Infliction of cruel and inhumane treatment whilst in custody of the religious police, the Mutawwa’in.

22/06/2007


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.