La palabra «cuba»

Uno podría dejarse tentar por el chauvinismo ante la irrupción de la palabra “cuba” en los discursos previos a la visita de Condoleezza Rice a Madrid.

Después de tres años de divorcio, tras el vergonzante irrespeto que mostró el hoy presidente de España a la bandera de los EE.UU. y la cobarde e inconsulta retirada de las tropas españolas de Irak, hay reunión de alto nivel en Madrid, y Cuba se cuela en ella, como si el pobre destino de la isla de los hermanos Castro interesara de veras en La Moncloa o la Casa Blanca. Como si “cuba” fuera algo más que “cuba”. Como si “cuba” fuera lo mismo que Cuba.

Uno, decía, podría dejarse tentar por el chauvinismo, si no fuera porque ha visto ya una y cien veces que la palabra “cuba”, en alarde saussureano, no tiene significado unívoco. Ni siquiera uno pactado por todos los hablantes o sancionado por el hábito.

Mañana se reúnen la primera y la octava economías del mundo. Hace poco más de un siglo guerrearon precisamente por Cuba, y en Cuba. Hoy, la nueva Roma mantiene sobre la isla un embargo que sólo justifica la moral –una democracia no puede tratar como parigual a una dictadura-, a la vez que impone restricciones a la libertad de los cubanos que viven en EE.UU., como si el hecho de provenir de un régimen dictatorial avalara perpetuar el sometimiento a la tutela de un estado omnisciente.

Entretanto, el gobierno de España abre al gobierno de La Habana las puertas que puede, desde la genuflexa postura del que descree de la democracia y no ve obstáculo al cantinfleo con un dictador. O dos. Para ello genera herramienta que sirva de coartada. Ese diálogo sobre derechos humanos. Que sirva sólo de coartada. Como quien compra un sable para hacerse la raya al medio mirándose en su hoja.

Ahora mismo, hay manifestantes frente a la embajada norteamericana en Madrid gritando a favor de Castro I y en contra de Posada Carriles. Si se les pidiera la documentación, se constataría que ninguno de los alborotadores es cubano. No obstante, creo que son ellos los únicos que merecen ese gentilicio simbólico derivado de la palabra “cuba” que manosean Rice y Bush o Zapatero y Moratinos.

 

UPDATE:

En primera plana de El País de mañana:

UPDATE:

Comunicado emitido por las cancillerías española y cubana a propósito de la “herramienta”.

Dice: “Otro tema abordado fue el relativo a los sistemas penitenciarios en todos sus aspectos, tanto institucionales como humanos.”

¡Hablaron de Bentham y Foucault?

No. Del presidio político cubano, pero los delegados de Castro II no admiten tales términos en documentos que firman.

Así que de los presos se escribe aquí como en el s. XIX. Y vaya si España sabe de presos cubanos en el s. XIX.

PRIMER ENCUENTRO DEL DIÁLOGO DE DERECHOS HUMANOS EN EL MARCO DEL MECANISMO BILATERAL DE CONSULTAS POLÍTICAS DEL REINO DE ESPAÑA Y LA REPÚBLICA DE CUBA.

Durante los días 29 y 30 de mayo de 2007 ha tenido lugar en La Habana la primera sesión del Diálogo sobre Derechos Humanos entre España y Cuba en aplicación de lo acordado el pasado 3 de abril entre el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque y el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, Miguel Ángel Moratinos, durante la visita a Cuba de este último.

Las delegaciones han estado presididas por el Viceministro de Asuntos Multilaterales cubano, Abelardo Moreno y por el Director General de Política Exterior español, Rafael Dezcallar.

En las sesiones de trabajo se ha discutido el disfrute individual y colectivo de todos los derechos humanos para todos, así como el marco jurídico e institucional para la promoción y protección de los mismos. Ambas delegaciones decidieron que, en sus discusiones ulteriores en el marco de este diálogo, profundizarán en el examen de las cuestiones jurídicas vinculadas a estos derechos.

Se ha discutido sobre la cooperación internacional en materia de derechos humanos, la pena de muerte y el respeto de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo internacional. Se debatió también la cuestión del empleo de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Otro tema abordado fue el relativo a los sistemas penitenciarios en todos sus aspectos, tanto institucionales como humanos.

Respecto a los temas anteriores, las partes intercambiaron información y opiniones, y examinaron vías para avanzar en todos ellos.

La reunión ha tenido lugar en un ambiente cordial, franco y constructivo que ha permitido abordar todos los temas que cada parte ha considerado de interés.

Ambas delegaciones decidieron continuar sus contactos y discusiones más adelante en el año, en particular en el contexto del diálogo político entre ambos países que debe tener lugar en la ciudad de Nueva York en el marco del 62 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La Habana, 30 de mayo de 2007

01/06/2007 1:45


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.