Insensatos

UPDATE:

La rueda de prensa de Rice y Moratinos fue un espectáculo antológico. Y que entusiasmará al chauvinista que imaginaba el otro día. Desde el «Te doy la palabra, Condi» hasta la calculadora para contar quién se ha reunido más con los disidentes, como quien, en aburrida noche de escuela al campo, calculaba cuántas veces había practicado el coito y alardeaba de ello.

«Liberamos a los disidentes», dice este sujeto, como si en las Toledo I y II les hubieran dado las llaves.

En espera de poder colgarla completa, vaya este trocito que acaba de encaramarse a Youtube. Del lobo, un pelo. De Moratinos, una perretica.

 

UPDATE:

Otro trozo de la rueda de prensa.

 

Mal humor esta mañana en la cola del banco. Acudía a pagarle a la hacienda pública la tajada suplementaria que me reclama. Y, de pronto, agradable lectura. En La Razón, carta de lectora a propósito de la propuesta de Pedro González Zerolo, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, de expulsar a Polonia de la Unión Europea.

No había querido comentar tal insensatez. Ni lo haré ahora. Esta carta y el comunicado de la embajadora de Polonia en España dicen casi todo, y algo más, de lo que yo diría.

Las incoherencias de Zerolo

Olga Hatwig/ Barcelona

Soy polaca que vivo desde hace muchos años en España. Sólo deseo dar todo mi apoyo a nuestra embajadora en Madrid Grazyna Bernatowicz tras las provocadoras manifestaciones del socialista radical Pedro Zerolo. Polonia ha tenido que sufrir la persecución nazi durante la II Guerra Mundial y después con los comunistas una dictadura férrea que, por lo visto, es la que desea ese dirigente español. Y, ahora, la persecución de los laicistas contra los católicos, no sólo en Polonia, sino en España y contra los de su propia sangre. ¿Qué ejemplo puede dar España a Polonia que ni tan siquiera respeta la libertad religiosa ni de pensamiento por mucho que aparezca en su Constitución? ¿Por qué el señor Zerolo no pide la expulsión en Naciones Unidas de Cuba, Venezuela, Bolivia y rompen relaciones diplomáticas oficialmente con esos países que no respetan los derechos humanos? ¿Por qué no rompe relaciones diplomáticas España con Irán en dónde se aplica la pena de muerte a los homosexuales o se dilapidan a mujeres en los países islámicos? ¿Por qué no defiende su condición de homosexual en China o Vietnam?
No haga tanta demagogia a costa de Polonia. España está en la quiebra política y, ahora, Polonia es la excusa perfecta para no hablar de sus infinitos problemas internos (que son muchos). La política de escaparate no es del gusto de la Unión Europea.
Sea coherente una vez en su vida e impulse, con todo el poder que tiene, que el equipo de España no participe en las Olimpiadas de Pekín hasta que no se reestablezcan los derechos humanos. Seguro que no mueve un dedo contra ninguno de esos países porque, Zerolo añora el comunismo trágico que muchos tuvimos que sufrir y que él sólo conoce de oídas.

 

No menos insensato el Partido Popular en A Pastoriza, Galicia, que utiliza a Ernesto Guevara como reclamo electoral. Sirve, sin embargo, de prueba añadida, aunque ya innecesaria, de que esa imagen de Korda no pasa de ser un token posmoderno.

01/06/2007 20:21


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.