Gerontología

El “Club de los 120 años” anuncia la próxima celebración del III Encuentro Internacional de Centenarios. Será en su habitual sede, el habanero Hotel Nacional, entre el 22 al 25 de mayo, y lo presentan como “una oportunidad para intercambiar métodos y formas en aras de prolongar la vida”. Este “Club de los 120 años” es presidido por el Dr. Eugenio Selman, médico personal de Castro I. El mismo Selman que dijo, lo cita Rafael Rojas: «nos hemos propuesto que Fidel viva 120 años y, si lo conseguimos, trataremos de prolongarle la vida hasta los 140».

Entre los miembros de honor del Club encontramos a Elíades Acosta -recientemente aupado del cargo de director de la Biblioteca Nacional al de Jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, la vedette Rosita Fornés o el historiador Eusebio Leal Spengler. La “cultura gerontológica” de la que habla el Granma. Y el anciano Castro I, soñando con esos treinta, cuando no sesenta años más de vida que le promete su médico. La posibilidad hilarante de que Castro I acuda al funeral por Hugo Chávez Frías y despida el duelo.

 

Lectura dominical (prometida).

Franz Kafka

Un Médico Rural

Estaba muy preocupado; debía emprender un viaje urgente; un enfermo de gravedad me estaba esperando en un pueblo a diez millas de distancia; una violenta tempestad de nieve azotaba el vasto espacio que nos separaba; yo tenía un coche, un cochecito ligero, de grandes ruedas, exactamente apropiado para correr por nuestros caminos; envuelto en el abrigo de pieles, con mi maletín en la mano, esperaba en el patio, listo para marchar; pero faltaba el caballo… El mío se había muerto la noche anterior, agotado por las fatigas de ese invierno helado; mientras tanto, mi criada corría por el pueblo, en busca de un caballo prestado; pero estaba condenada al fracaso, yo lo sabía, y a pesar de eso continuaba allí inútilmente, cada vez más envarado, bajo la nieve que me cubría con su pesado manto. En la puerta apareció la muchacha, sola, y agitó la lámpara; naturalmente, ¿quién habría prestado su caballo para semejante viaje? Atravesé el patio, no hallaba ninguna solución; distraído y desesperado a la vez, golpeé con el pie la ruinosa puerta de la pocilga, deshabitada desde hacía años. La puerta se abrió, y siguió oscilando sobre sus bisagras. De la pocilga salió una vaharada como de establo, un olor a caballos. Una polvorienta linterna colgaba de una cuerda.
Un individuo, acurrucado en el tabique bajo, mostró su rostro claro, de ojitos azules.
-¿Los engancho al coche? -preguntó, acercándose a cuatro patas.
No supe qué decirle, y me agaché para ver qué había dentro de la pocilga. La criada estaba a mi lado.
-Uno nunca sabe lo que puede encontrar en su propia casa -dijo ésta. Y ambos nos echamos a reír.
-¡Hola, hermano, hola, hermana! -gritó el palafrenero, y dos caballos, dos magníficas bestias de vigorosos flancos, con las piernas dobladas y apretadas contra el cuerpo, las perfectas cabezas agachadas, como las de los camellos, se abrieron paso una tras otra por el hueco de la puerta, que llenaban por completo. Pero una vez afuera se irguieron sobre sus largas patas, despidiendo un espeso vapor.
-Ayúdalo -dije a la criada, y ella, dócil, alargó los arreos al caballerizo. Pero apenas llegó a su lado, el hombre la abrazó y acercó su rostro al rostro de la joven. Esta gritó, y huyó hacia mí; sobre sus mejillas se veían, rojas, las marcas de dos hileras de dientes.
-¡Salvaje! -dije al caballerizo-. ¿Quieres que te azote?
Pero luego pensé que se trataba de un desconocido, que yo ignoraba de dónde venía y que me ofrecía ayuda cuando todos me habían fallado. Como si hubiera adivinado mis pensamientos, no se mostró ofendido por mi amenaza y, siempre atareado con los caballos, sólo se volvió una vez hacia mí.
-Suba -me dijo, y, en efecto, todo estaba preparado.
Continúa aquí.

UPDATE:

Via Diarios. El Blog de Arcadi Espada este documento atroz.

Ese entrevistador. Esos niños, los hijos de la asesina de la imagen.

Ese mundo.

15/04/2007 18:40


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.