Los ojos de los animales

El rostro de esa mujer que abocina las manos para gritar improperios. Sus ojillos oscuros.

Hay un momento hacia el final de Grizzly Man, cuando Werner Herzog hace un repaso a la ideología de Timothy Treadwell, a su fanatismo conservacionista. Se pregunta, tras haber visionado las noventa horas de soliloquio de Treadwell vindicando la presunta espiritualidad de los animales, cómo es que no supo ver jamás lo único que hay detrás de los ojos de un oso pardo: la estúpida mirada de una fiera en busca de comida que llevarse a la boca.

Felizmente, hay otros ojos. Otras mujeres.

Fotografía: Javier Galeano/AP

21/03/2007 17:05


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.