Conversando y grabando en Miami (fragmentos)

Yo me acuerdo del 31 de diciembre de 1958… Estábamos en Güira, la familia completa en un restaurante. Cuando dieron las doce un casquito sacó la pistola y se puso a tirar tiros… Era un pendejo, lo peor del pueblo, con su pistolita el cabrón. Yo dije: «¿Hasta cuándo vamos a tener que soportar a esta gentuza de mierda?» Y mi padre, que era un militar retirado, bajó la cabeza. A la mañana siguiente mi abuela me dijo que Batista se había ido. ¡Qué alegría, chico!

…Oye, Jorge, esa gente era lo peor, aquellos asesinos… Le tenía un odio a Batista y sus secuaces que tú no vas a sentir nunca por nadie… Yo trabajaba en la calle Muralla y nunca me metí en política, pero no soportaba la impunidad de aquellos tipos, el descaro de aquellos tipos… Y claro que me acuerdo de lo de Humboldt 7… ¡Estuve allí una semana antes de que asesinaran a aquellos muchachos, porque tenía una tía que vivía en ese edificio…! ¡Fue horrible!

…Yo fui a la manifestación que tú me dices. A todos aquellos esbirros los fusilaron bien fusilados… Lo peor de Cuba entonces eran aquellos gángsteres, Batista incluido… Después me di cuenta de lo que venía. Fue en junio de 1959… Bastante pronto, sí… Pero eso no tiene nada que ver con los fusilados, que bien fusilados estaban los esbirros, como bien fusilados estarán los que vayan al paredón mañana… Todos los asesinos son iguales, ¿o no? ¿O es que vamos a olvidar a los hijeputas batistianos de ayer porque tengamos a los hijeputas castristas de hoy?

Pedí la salida… Empecé por la Embajada de Jamaica… Salí en mayo del ’62 y no he vuelto nunca a ese pobre país.

…Bueno, te cuento esto porque me han dicho que hay gente ahora glorificando a Batista… ¿Tú sabes algo de eso?… Y gente hablando mierda todavía en nombre del exilio histórico. ¡Yo soy de ese exilio histórico, coño! Y, te digo, Ventura se paseaba aquí por Miami y nunca le dieron un tiro. Hemos acumulado tanta mierda y tanta vergüenza…

Yo no leo lo que tú escribes en el blog ni en el herald… Tú sabes que lo mío no es leer cosas de Cuba… Llevo muchos años aquí y no leo nada en español… Pero me han dicho… Jorge, ¿de verdad hay gente hablando bien de Batista? ¡Hay que tener el culo en el medio de la espalda para ser tan comemierda! Hay que ser más imbécil que Obama, y fíjate que ahí el listón está bien alto…

Yo creo que lo peor de todo esto es que nadie ha sabido comprender nada, ni de aprender nada…

Oye, pero dejarme ponerte un disquito de Thelonious que tú no debes conocer muy bien… ¡Mira que ponernos a hablar de batistianos a esta hora! ¡Estamos del carajo tú y yo!… ¡Estamos algo jodidos, chico, pero lo arreglamos enseguida!

De contra:

Como cada año desde hace unos cuantos y después de fugaz y delicioso paso por Miami, ando por mis predilectos Cayos de la Florida.

No tengo conexión a internet en la casa que hemos alquilado M. y yo, pero andaré revisando y actualizando esta página gracias a generosos amigos en la zona, más algún que otro “truco”. De haber silencios más largos de lo habitual, discúlpenlos. En cualquier caso, se avecinan cambios aquí… Pero eso queda para otro día…

05/10/2009

 

Esta entrada fue publicada en Exilio, Fulgencio Batista, Memoria, Miami y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.