Tampoco los presos piensan igual

Al teléfono:

—Bróder, ahora hay presos políticos cubanos apoyando el concierto de Juanes… ¿Viste?

—Ya lo vi, sí.

—Pero no todos los presos…

—Y perfecto. Si plurales son las opiniones fuera de la cárcel también lo son entre rejas, ¿por qué no?

—Ya, pero… A ver cómo te lo digo… Si los detractores de Juanes dicen que no se puede ir a cantar allá mientras haya presos… y algunos de esos mismos presos dicen que sí, que vaya… ¡Tremendo arroz con mango!

—En lo absoluto… El arroz a un lado, el mango al otro, y el tenedor que los reúne. Nueva cocina cubana, papito… Todo muy racional por irracional que parezca.

—Pero ahora ¿qué va a pasar con los presos? ¿Los vamos a dividir en buenos y malos? ¿En duros y dialogueros?

—Toda la historia del presidio cubano conoce de opiniones distintas entre los presos. Hubo plantados y hubo quien no se plantó… Y desde el exilio siempre se luchó por todos. No va por ahí la cosa…

—Ya, pero tú imagínate a los que se sientan ahora decepcionados porque se han desgañitado con lo de los presos y algunos de estos van y les afean la campaña…

—¿Qué coño le va a importar a un preso político cubano lo que preocupe a un exiliado ocioso? ¿Le va a importar a X, en la prisión de Quivicán y con diez años de condena por delante, que un articulista lo censure o que un inspirado aparezca en el Canal 41 diciendo que no lo comprende? ¡Claro que no lo comprende! ¡Si no está preso!

—Yo creo que no debieron haber sacado esa carta de apoyo, pa’ que tú veas…

—Pues, yo creo que es de lo mejor que se ha visto en toda esta triste historia con el bobo de Juanes. Todos han sido testigos de que la pluralidad de opiniones entre los cubanos del exilio, los disidentes en la isla y hasta los presos políticos es un hecho: representamos todo el espectro político y muchas sensibilidades distintas. Yo me felicito de ello a diario, porque Cuba no necesita una idea rectora -esa ya la tiene, por desgracia-: las necesita todas…

—Pero eso no es lo que dicen los periódicos…

—La mayoría de los periódicos hace años que no sirve ni para envolver pescado… ¡Cómo van a servir para hablar de cosas serias?

UPDATE:

Estos chinos no pierden detalle y si Bangguo se reúne con Modesto, ellos lo anotan con extremo cuidado.

También consignan que el chino llevó 70 semáforos de regalo a Modesto. Semáforos…

UPDATE:

Ay, mamá, ¡qué bueno está esto!

04/09/2009 1:25

 

Esta entrada fue publicada en Al teléfono, Presidio, Transición cubana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.