La felicidad de Cuba

Veo que Cuba ocupa el séptimo lugar en el Happy Planet Index, una herramienta creada por la New Economics Foundation para medir la felicidad.

¡El séptimo país más feliz del mundo, oye! Ya lo decía la ujotacé: «Somos felices aquí».

¿Qué metodología utilizan para llegar a conclusión tan disparatada? Comparan dos valores: la esperanza de vida y la relación con el entorno natural, y encuestan a un número indeterminado de personas: «¿Son felices?», les preguntan.

Y sí, un país donde un anciano de setenta años ara la tierra con una yunta de bueyes y los encuestados por teléfono responden sonoro «SÍ» a la pregunta que les hace una voz anónima acerca de su nivel de satisfacción con la vida que les ha tocado tiene muchas posibilidades de auparse a la cúspide de esa lista.

Pero hay más y basta examinar los primeros puestos del HPI para constatarlo. De los once primeros países, nueve son naciones de la cuenca del Caribe: Costa Rica, República Dominicana, Jamaica, Guatemala, Colombia, Cuba, El Salvador, Honduras y Nicaragua. La mezcla de pobreza, selva y playa convierte al Caribe en un magnífico reservoir para el buen salvaje contemporáneo. Pobres pero sanos y felices.

Que la Cuba hambreada, abalserada y oscurecida se encarame tan alto en ese termómetro demuestra que ese índice, como el «romerillo» del cuento de Álvarez Guedes, es una mierda.

06/07/2009 19:17

 

Esta entrada fue publicada en Castrismo tardío y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.