Grabaciones (muy) secretas, updated

Tres corresponsales en La Habana –Fernando García, La Vanguardia, Mauricio Vicent, El País y Ángel Tomás González, El Mundo– se han puesto de acuerdo para contarnos hoy domingo lo que saben del video de los defenestrados. (No son raros esos acuerdos, por cierto, y se fundan menos en la camaradería que en la necesidad de protegerse de los rigores y los dudosos favores del Centro de Prensa Internacional.)

Remito a sus artículos –enlazados más abajo–, que no tengo tiempo ahora de glosar, ni falta que hace: hay de todo y todo bueno. Hay un Castellanos Lage que lamenta los médicos dejaran vivir a Machado Ventura y hay militantes que piden paredón para Carlos Lage, Pérez Roque y compañía. Hay una fiesta dos plantas encima de la sala donde agoniza Castro I y hay un Pérez Roque que amenaza con la insubordinación para arratonarse después. Espías, terror, confesiones: el estalinismo cubano en su más clara expresión. Estalinismo soft, ojo, porque apenas recurre a los fusilamientos.

La operación periodística de este domingo es bien curiosa y dice mucho de la manera en que se informa desde Cuba, porque la triple andanada se refiere a un material de vídeo que ninguno de los corresponsales ha visto. Fernando García lo subraya: «los periodistas extranjeros lo abordamos sin haber podido ver por ahora, en ningún caso, el vídeo en cuestión.»

No obstante, El País encabeza su edición digital con el epígrafe en mayúsculas LAS GRABACIONES SECRETAS DEL RÉGIMEN CASTRISTA.

Uno diría que al menos un cachito de audio debería seguir a promesa tan apetitosa. Pero no, nada, ni mú.

Lecturas:

El País: “El espionaje español conoce tu debilidad, y sin darte cuenta estás trabajando para ellos…”

El País: El difícil relevo de la revolución

La Vanguardia: Una impactante película…

El Mundo: Cuba vincula al CNI con sus purgas

De contra: Otra versión del video en el oficialista Bloggers Cuba

UPDATE:

Subo los artículos de Ángel Tomás González para El Mundo por cuanto el acceso a ellos es de pago y algunos lectores no consiguen leerlos.

Domingo, 28 de junio de 2009. Año XXI. Número:7.132.

 

MUNDO

 

RELEVOS EN EL GOBIERNO / Los ‘traidores’
Cuba vincula al CNI con sus purgas
Raúl Castro explica en un vídeo por qué fueron destituidos Lage y Pérez Roque/ El presidente asegura que colaboraban con un espía que trabajaba para España
ÁNGEL TOMÁS GONZÁLEZ / ESPECIAL PARA EL MUNDO

La Habana

El caso de Los Dioses Rotos -título de una película cubana- es como llaman en la calle al vídeo de exhibición restringida donde el presidente Raúl Castro expone los motivos que provocaron la destitución de Carlos Lage -de 57 años, ex vicepresidente del Consejo de Estado-, Felipe Pérez Roque -de 44 años y ex ministro de Exteriores-, Fernando Ramírez de Estenoz -ex jefe de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba (PCC)-, Carlos M. Valenciaga -ex jefe de despacho de Fidel Castro- y Otto Rivero, de 41 años, ex vicepresidente del Consejo de Ministros.

Lage y Pérez Roque reconocieron sus faltas en una carta en la que renunciaban públicamente a sus cargos reiterando su fidelidad al Partido Comunista, pese a que Fidel Castro tachó a ambos de «indignos» y «ambiciosos».

En realidad, los vídeos en cuestión son dos. Uno de seis horas, que pueden ver los funcionarios de medio y alto nivel, y otro de tres horas, que se está exponiendo a los militantes de base del PCC en todo el país. Las imágenes muestran la reunión del politburó celebrada el 2 de marzo pasado, cuando Raúl Castro detalló los «graves errores» cometidos por Lage, Pérez Roque, Remírez de Estenoz y Rivero.

Raúl Castro inició la citada reunión diciendo que la Seguridad del Estado había descubierto un funcionario cubano reclutado por el «servicio de inteligencia español» (CNI) en 2006. El presidente leyó así la biografía de Conrado Hernández, representante en la isla de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del País Vasco, detenido en el aeropuerto de La Habana el pasado 14 de febrero, cuando intentaba volar a Madrid.

«Este ciudadano ha tenido relaciones con compañeros que están en esta habitación», dijo Raúl Castro, que luego preguntó: «Lage, ¿tú lo conocías?». El entonces vicepresidente del Consejo de Estado respondió que él y Hernández habían estudiado juntos desde la primaria hasta la universidad. «Pero hace tiempo que no veo a Conrado», afirmó. Pérez Roque y Remírez de Estenoz alegaron que le conocían, pero no se acordaban de cuando le vieron por última vez. El presidente cubano, con evidente cabreo, respondió que todos estaban mintiendo a pesar de que les había dado la oportunidad de rectificar sus errores. El presunto espía cubano del CNI fue rastreado, al parecer, durante unos dos años por agentes de la Seguridad del Estado. Raúl Castro expuso pruebas de los vínculos que mantenían los cinco dirigentes defenestrados con Hernández. Como ejemplo, dijo que Pérez facilitó en 24 horas al delegado de la SPRI un pasaporte diplomático para viajar a Venezuela y que Fernando Remírez de Estenoz y Otto Rivero le entregaron informes del Gobierno cubano sobre el reciente proceso electoral del País Vasco antes de que se celebraran los comicios.

Otra pieza de la conexión entre el presunto espía y los dirigentes apartados del Ejecutivo fue la fiesta celebrada en la terraza del Hotel Ambos Mundos, en La Habana, el 23 de febrero de 2008. Raúl Castro contó -según queda registrado en el vídeo- que ese día se había convocado al Politburó del PCC para consolidar la candidatura del Consejo de Estado -máximo órgano de Gobierno- que sería votada al día siguiente. Había consenso que Lage sería propuesto como primer vicepresidente. Pero al final se designó a José Ramón Machado Ventura, de 79 años, hombre de confianza de los Castro.

En el vídeo, el hermano de Fidel cuenta que, durante la reunión del Politburó, pidió explícitamente que no se contara a nadie -«ni a la familia»- el contenido del encuentro. Sin embargo, Raúl asegura que Lage reveló el secreto a sus amigos. Por su parte, Pérez Roque anunció que haría explícita su inconformidad durante la asamblea parlamentaria del día siguiente.

Además de estas descripciones recogidas la Seguridad del Estado, también se muestra en el vídeo una declaración filmada de Hernández. El representante de la SPRI del País Vasco asegura en las imágenes que él fue de los primeros en irse de la celebración en el citado hotel, con el fin de transmitir a Madrid la designación de Machado Ventura como primer vicepresidente.

Según Raúl Castro, horas después el servicio de Inteligencia cubano en Madrid informó de que había detectado la filtración del nombramiento horas antes de que se iniciara el proceso de votación en La Habana.

En las imágenes, Raúl Castro también se refiere a otra celebración, que tuvo lugar en la sede del Gobierno: «Mientras mi hermano se debatía entre la vida y la muerte, un piso más abajo Carlitos [Valenciaga] celebraba una fiesta que llegó a ser indecente, en la que participaron Lage y Pérez Roque». Carlitos fue en los últimos 10 años Jefe de Despacho de Fidel Castro. Actualmente es empleado de la Biblioteca Nacional. Carlos Lage permanece por el momento en su casa y Pérez Roque trabaja como ingeniero eléctrico en una fábrica al oeste de la capital.

Un ‘joven’ veterano

Cuando fue destituido, en marzo, Carlos Lage tenía 57 años y era el más joven entre los veteranos vicepresidentes ratificados por Raúl Castro.

Pediatra de profesión, Lage siempre ha estado al servicio de la Revolución. En 1981 fue destinado a Etiopía, donde permaneció seis años.

Desde los años 90, cuando fue nombrado vicepresidente del Consejo de Estado, ha sido cabeza visible de las reformas económicas y era una de las caras de la Revolución fuera de la isla.

La voz de Cuba

A pesar de tener sólo 44 años, Felipe Pérez Roque era desde hace una década la voz de Cuba en los foros internacionales.

Formado como ingeniero electrónico, se convirtió en mayo de 1999 -a sus 34 años- en titular del Ministerio de Exteriores.

Su destitución se produjo en momentos en que Cuba ha tenido sonoros éxitos internacionales, como la normalización de las relaciones con la Unión Europea y Latinoamérica.

Domingo, 28 de junio de 2009. Año XXI. Número:7.132.

 

MUNDO

 

RELEVOS EN EL GOBIERNO / Amistades peligrosas
Hernández, ¿de delegado vasco a agente secreto?
La finca del representante de la SPRI en La Habana, lugar donde los dirigentes más jóvenes confiaban secretos de Estado
ÁNGEL TOMÁS GONZÁLEZ / ESPECIAL PARA EL MUNDO

La Habana

Carlos Lage Dávila, médico pediatra, era una de las figuras políticas más valoradas a escala popular para asumir el mando del Gobierno cubano tras la desaparición de la Generación histórica que inició el proceso revolucionario. A sus 57 años, tenía un considerable expediente político: 19 años en el politburó del Partido Comunista, 29 en su Comité Central, 23 como vicepresidente del Consejo de Estado y 20 como la figura más próxima a Fidel Castro.

La conocida austeridad de su vida privada también le había forjado un admirado respeto entre sus compatriotas. Tanto Lage como el ex ministro de Exteriores Felipe Pérez Roque han sido posiblemente las personas con mayor acceso a la vida privada del retirado líder cubano. Esto quizás explica que, en el vídeo que testimonia la reunión del Politburó del pasado 2 de marzo, Raúl Castro les llamara comemierdas cuando intentaron ocultar que prácticamente todos los fines de semana se reunían con Conrado Hernández en su finca campestre, situada en la cercana provincia de Matanzas. Todo estaba grabado o filmado. Y para probar que decían mentiras, el presidente les hizo escuchar una conversación telefónica en la que el representante de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del País Vasco le decía a Lage: «Aquí [en la finca] tengo a Felipe. Llegó temprano con su botella de whisky y Remírez [de Estenoz] llamó diciendo que trae un ‘pernilito’ [pierna de cerdo asado]. La casa campestre de Hernández se había convertido en el sitio donde las más jóvenes figuras de la nomenclatura del poder acudían a jugar a dominó, beber, comer y divertirse. Para el delegado de la SPRI era una oportunidad para obtener informaciones reservadas o secretos de Estado que, según la versión cubana, hacía llegar al CNI.

Son muchos los cubanos que -por haber visto las mencionadas imágenes o porque otros les han contado su contenido- no logran entender cómo políticos experimentados como Lage o Pérez Roque llegaron a creerse intocables e intentaron mentir sobre sus relaciones con Hernández. «Compadre, con el Chino [Raúl Castro] no se juega. Cuando te llama es mejor que cantes y digas la verdad, porque él ya se ha enterado de lo que soñaste la noche anterior. Lage y Felipe se marearon, compadre», comentaba ayer un vecino de La Habana.

El presidente cubano, en el mencionado vídeo, mostró la foto del bulldozer que Hernández utilizó -gracias al apoyo de Lage- para desviar el curso de un río cercano con el objetivo de que pasara por su finca. Ante ese hecho, Raúl, con mal genio, dijo: «Lage, ¿quién te dijo a ti que tú tienes nivel de decisión como para desviar un río?». Y es al propio ex vicepresidente del Consejo de Estado que, según cuentan personas que han visto los vídeos, el líder cubano dice: «Vengo de reunirme con tu esposa y tus hijos, y les he contado lo que ha ocurrido, para que después no les digas que Fidel y Raúl son unos hijos de puta».

Pero Lage tenía un visible punto vulnerable y era su amistad protectora desde la infancia con Hernández, un ingeniero industrial de quien se dice que, pese a no tener una inteligencia sobresaliente, le sobraba talento de picaresca cubana. Así, cuando la SPRI vasca decidió abrir una sede en La Habana, Conrado se las arregló para ser su representante en la isla durante una década. Se trata de la primera oficina de esta entidad en el extranjero y representa a unas 43 empresas de servicios y turismo. Pero también ha llegado a colaborar con La Habana en biotecnología y salud. Hernández alcanzó la cumbre de los negocios durante la llamada Revolución energética, emprendida por Fidel a partir de 2004 dentro de un extenso programa que dirigía el ex vicepresidente del Consejo de Ministros, Otto Rivero, otro de los purgados por Raúl Castro.

Entonces la isla vivía un intenso ciclo de apagones, por lo que se decidió incrementar los kilovatios con una poderosa inversión en la compra de generadores eléctricos que lograron dar independencia energética a hospitales, panaderías y otras entidades. A través de la delegación habanera de la SPRI, a una pequeña empresa vasca le otorgaron 100 millones de dólares para que abasteciera la isla de generadores. Algo que fortaleció las relaciones personales entre Rivero y Hernández. La prueba la mostró Raúl Castro en el vídeo, donde se escucha una conversación telefónica grabada por la Seguridad del Estado en la que el delegado de la SPRI dice a Rivero: «Me hace falta que me des esos datos del País Vasco». Y éste responde: «No hay lío, te lo voy a dar en formato digital y también impreso, y además te voy a decir algo más. Búscame mañana en la oficina». Lo que Hernández obtuvo de Rivero y de Fernando Remírez de Estenoz, jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del PCC, fueron documentos sobre las cercanas elecciones del País Vasco. Existen rumores de que, cuando el representante de la SPRI fue detenido en el aeropuerto de La Habana, tenía tales documentos encima.

Hernández fue arrestado en febrero junto con su esposa antes de embarcarse en un vuelo con destino a Madrid. Les llevaron a la sede de la Seguridad de Estado, conocido como Villa Marista. Raúl Castro asegura que la mujer de Conrado había escrito una «reflexión» sobre cómo su marido había pasado de ser revolucionario a ser agente del CNI.

APOYOS

Cardiólogo detenido

El doctor Raúl Castellanos Lage, confirmó Raúl Castro en el vídeo comentado, está también detenido desde el pasado 1 de marzo. Este médico, primo de Carlos Lage, que trabajaba en el Instituto de Cardiología situado en el barrio capitalino de El Vedado, fue apresado por comentar -no está precisado en qué momento- que se debía haber aprovechado la visita al citado instituto del primer vicepresidente, José Ramón Machado Ventura, para manipularle el ‘sten’, un mecanismo relacionado con su enfermedad cardíaca, para provocarle la muerte.

Este médico fue purgado en 1992 de su cargo en la Secretaría Ideológica del Comité Central del PCC donde adquirió mala fama por su extremismo y acoso a personas que tenían supuestamente «problemas ideológicos». El presidente cubano, en el vídeo que recoge la reunión del Politburó del 2 de marzo, le preguntó a Lage sobre su relación con Castellanos, y en el interrogado dice que es primo hermano y que se lleva bien con él.

Castellanos, al parecer, también estaba integrado al grupo de amigos que jugaban dominó en la casa campestre de Hernández. La fiesta realizada en la terraza del hotel Ambos Mundos la noche antes de las elecciones de 2008, en la que Raúl Castro asumió la Presidencia, se había convocado con el pretexto de festejar la formalización del matrimonio de Castellanos con su pareja, con la que llevaba viviendo 10 años. Diversas fuentes alegan que el objeto real de la fiesta era celebrar el posible ascenso de Lage a primer vicepresidente, pero finalmente fue elegido para su cargo Machado Ventura.

Las bromas sobre los ‘fósiles’

Como ocurre en todas las reuniones de amigos que trabajan en el mismo sitio, también en la finca de Conrado Hernández se hacían bromas caricaturizando a los superiores, en este caso la llamada Generación histórica de políticos cubanos.

«Fósiles. ¿No era así como nos llamaban ustedes, Lage?», preguntó Raúl al entonces número dos del régimen «Sí, somos fósiles, pero somos los que vamos a echar para adelante esta revolución», añadió.

28/06/2009 23:26

 

Esta entrada fue publicada en Castrismo tardío, Castro I, Prensa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.