La “firmita” de Obama

«Hay que “recordarle al presidente (Barack) Obama todos los días que él tiene la facultad de ponerle fin a esta tragedia…con una firmita en un documento y que tiene la obligación moral de hacerlo”, comentó (Ricardo) Alarcón durante una entrevista exclusiva con AP en la sede del legislativo», dice un cable publicado por ENH.

¡Sorprendente! Porque, sí, en tanto Comandante en Jefe del ejército de los EE.UU., Barack Obama podría intentar ponerle fin a la tragedia de los cubanos. Y, sí, bastaría una firmita para ensayarlo.

 

Pero, naturalmente, no es esa la tragedia que Alarcón pide solucionar. No es esa la tragedia que el gobierno cubano pone en el primer lugar de prioridades para tratar con los EE.UU.

No es ya siquiera el levantamiento del embargo, responsable, según La Habana, del hambre, de la cerrazón ideológica, del desabastecimiento en los hospitales, etc.

Por encima de cualquier otra cuestión que negociar con los EE.UU. Cuba coloca el destino de cinco agentes de sus servicios de inteligencia, cinco espías confesos. Más: cinco agentes que se infiltraron en una comunidad exiliada, en una comunidad de hombres y mujeres que no quieren que su país de origen sea gobernado por una tiranía. Cinco miembros de los cuerpos represivos cubanos, los mismos que mandan a la cárcel a los disidentes, persiguen a quien disienta, acosan a los ciudadanos que quieren se algo más libres.

Esos cinco tipos son la prioridad # 1 de los Castro cuando se abre la posibilidad de negociar con el gobierno de los EE.UU. una distensión de las relaciones.

Una situación que revela que el gobierno de ese país persiste en perpetuar los esquemas de la guerra fría en la resolución de su diferendo con EE.UU.

A fin de cuentas, se dirán, ¿para qué cambiar esquema que se ha revelado tan eficaz?

 

Por cierto, yo soy un fan declarado de Ricardo Alarcón. Lo prefiero a cualquier otro funcionario cubano, porque nadie como él pone en evidencia la falacia repetida una y otra vez por analistas de la CIA, los think tanks o las cancillerías extranjeras, acerca de los altos funcionarios de la cúpula del castrismo «con los que se puede dialogar». ¿De qué se puede dialogar con Alarcón, oigan? ¿De qué?

19/06/2009 19:26


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.