Apagón para la gente mala

Leo que el ministro de economía y planificación de Cuba, Marino Alberto Murillo, corrige el pronóstico de crecimiento de la economía cubana para este año. Creían que sería del 6%; ahora estaría «por encima del 2 %».

Una magnífica noticia para los cubanos: aun con crisis mundial, aun con un paisaje de recesión global, la impetuosa economía de la isla de Cuba continuará elevándose imparable hacia el futuro.

Crece porque socialista, porque planificada. Crece porque ahí están los hermanos Castro y sus ministros, estrategas briosos, empresarios sin par.

Y si no crece más es por la indolencia de los cubanos, esos sujetos que sabotean los lineamientos del Estado previsor. De espaldas a los desvelos de Raúl Castro y sus ministros, el pueblo es manirroto y derrochador. Una vergüenza de gente, la verdad. El recto afgano lapida, mientras el cubano dilapida. Gente primitiva que desconoce las virtudes del ahorro, los afanes de las «patrullas click». Bípedos sordos a la prédica lezamiana de la «pobreza irradiante». Pueblo malo que gusta de la caricia del aire acondicionado o el «tíin» del microondas. ¡Asco de gente!

Habrá que castigarlos otra vez.

Apagarles la luz. Pa’ que aprendan.

De contra:

Pero también hay cubanos buenos, por suerte.

Juventud Rebelde nos cuenta hoy la gesta de un superjoven bayamés que ha ganado premio con trabajo titulado «La afectividad y valores humanos aplicando juegos didácticos sobre José Martí, Fidel Castro y los Cinco Héroes…»

¿Ya lo saben los de Toys’R’Us?

23/05/2009 16:17

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.