Ricard Salvat: recuerdo debido

El pasado 24 de marzo murió aquí en Barcelona el dramaturgo Ricard Salvat.

Pérdida significativa para el teatro catalán y español, con Salvat se fue también un valedor del teatro cubano y alguien que se vio implicado –y sorprendido- por la política cultural represiva de la revolución cubana desde la década de los sesenta.

Salvat, recuérdese, fue uno de los integrantes del jurado que premió en La Habana y en 1968 la obra Los siete contra Tebas, de Antón Arrufat. Lo hizo sin ceder a las presiones de las autoridades cubanas, como sí hicieron otros miembros del jurado –significativamente, Raquel Revuelta. Salvat, José Triana y Adolfo Gutkin votaron a favor y la obra resultó premiada, lo que no impidió se la censurara y se enviara a su autor a un ostracismo que duró más de una década. A ruego de Lezama, miembro del jurado que premió paralelamente Fuera del juego, de Heberto Padilla, Salvat permaneció en La Habana hasta el anuncio y la defensa del criterio favorable a la concesión del premio a la obra tildada de “contrarrevolucionaria”. Cuando abandonó la ciudad días después, confió que había “despertado” respecto a la naturaleza del proceso cubano, que a tantos encandilaba entonces.

Ricard Salvat mantuvo su interés y compromiso con el teatro cubano a lo largo de toda su vida. Dirigió la puesta en escena de obras de su gran amigo José Triana y trabajó a favor del mayor conocimiento de la obra del autor de La noche de los asesinos. Triana viajó a Barcelona, a ruego suyo, cuando el Instituto de Cultura le ofreció un emotivo homenaje en 2003.

Aunque hace largos años no veía a Ricard Salvat, recuerdo muy bien la generosidad con que me recibió hace quince años, cuando Triana –también él siempre generoso- le pidió me recibiera, recién llegado yo a esta ciudad. Como recuerdo su interés en Cuba y su evocación de aquella farsa en la que lo quisieron involucrar cuando la represión contra los intelectuales cubanos dio un vuelco decisivo.

En paz descanse, Maestro.

La imagen corresponde a la puesta en escena de Cruzando el puente, de José Triana, dirigida por Ricard Salvat.

27/03/2009 19:41


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.