La escala humana + FREE GORKI!

UPDATE:

El site del grupo Porno para Ricardo anuncia la detención del cantante y líder del grupo, Gorki Ávila. Según el comunicado Gorki será juzgado el próximo jueves por “peligrosidad”, pudiéndole caer una condena de entre 1 y 4 años.

Gorki Ávila es una suerte de artista contestatario total. No hay en él la sutileza que busca acomodarse a espacios paralelos, pero dependientes de las instituciones, ni tampoco las medias tintas amables o los retruécanos para oyentes cultos o avisados. El mensaje es claro: “¡No coma tanta pinga, comandante!” Así de nítido y contundente.

Movilizarse para presionar porque Gorki no vaya a la cárcel es un asunto de honor. No valen excusas de oídos timoratos o de puristas del rock. No valen los me gusta más o menos, ni zarandajas de esa índole.

Porque nada de eso importa cuando un artista decide levantarse en toda su verticalidad para oponerse al sistema y reivindicar su propia libertad. Que es la de todos.

Sigue el comunicado íntegro hecho público por la banda. En su site puede leerse amplia información sobre su obra y posición conra el castrismo.

FREE GORKI!    

(cobardía y represión)

Hace pocos minutos la policía castrista detuvo a Gorki Luis Aguila Carrasco, leader de la banda Porno Para Ricardo en su casa, cuando se disponía a grabar las últimas canciones del proximo disco de la banda.

Ciro, el guitarrista del grupo, siguió al auto policial en bicicleta hasta la estación donde los esbirros de la dictadura han llevado a Gorki, que no se encuentra bien de salud, y que se disponía a hacer un esfuerzo para grabar los temas pendientes.

Gorki tiene una inflamación en los pulmones y falta de aire, y fue sacado de su casa por un policía que dijo cumplir órdenes del delegado del poder popular, un tal Jesús y sin orden de arresto, en el mejor estilo comunista.

En la mañana del sábado estuvimos hablando e intercambiando ideas sobre el diseño de la portada del disco y opiniones sobre algunos de los nuevos temas, además de algunos detalles relacionados con la producción de este álbum, el website de la banda y haciendo chistes.

Naturalmente, la creación artística independiente en Cuba se premia solo con persecuciones y órdenes de búsqueda y captura por parte de la policía de la dictadura.

El testimonio de Ciro:

?Cuando nos disponiamos a empezar a grabar tocan la puerta. Gorki abre y desde el cuarto escucho, “¿Usted es el Ciudadano Gorki Aguila?” era un policia que le pidió que lo acompañara, el preguntó por qué y el policía le dijo que él solo cumplía órdenes.

El policía se dirigió a él siempre en buena forma. Yo los seguí al sector de policia y esperé en la esquina para por si les daba por cargar conmigo también y no quedara quién avisara.

Cuando se fueron me acerque al sector de policia y estaba allí el mismo que lo vino a buscar, le pregunté que para donde lo habían llevado y el me dijo que para la estación de 3ra y 62 llamada popularmente la 5ta.

De regreso me encontré con el padre de Gorki que al enterarse se puso muy nervioso y fué a la 5ta a averiguar por su hijo.?

Esto no es nada nuevo. Como los aficionados recordarán, se fabricó ya una vez un caso en contra de Gorki, que fué arrestado bajo cargos falsos y condenado a cuatro años de prisión. En aquella ocasión se filmaba Habana Blues y el régimen mantuvo a Gorki encarcelado impidiendole de participar en la película sobre la nueva música independiente y underground de Cuba. En realidad, el delito de Gorki es solo uno: tener los cojones necesarios para denunciar los atropellos de la tiranía contra el pueblo cubano y la ilegitimidad del régimen heredtario impuesto a Cuba.

Esto no es mas que la continuación del acoso al cual ha sido sometido Gorki por parte de la policía y el delegado del Poder Popular, que cuenta con la colaboración de vulgares chivatos barrioteros. Hace solo dos meses, el 17 de junio, Gorki fue llevado a una estación policial por el mismo delegado del Poder Popular, quien lo amenazó con la cárcel por su conducta ?antisocial?, de un modo bastante gangsteril como quedó recogido en la la grabación clandestina que hicera Gorki de esa citación policial, en la cual tambien puede escucharse su elección de seguir con su arte y el rechazo a la pretensión del delegado a que firmara un acta de peligrosidad.

Este nuevo episodio de acoso y persecución ocurre justo cuando Porno Para Ricardo se encuentra en medio de la grabación de su nuevo disco, lo cual elimina cualquier posibilidad de que este escalamiento represivo pueda calificarse de ?coincidencia?. En Cuba, la voz de los valientes es silenciada por el régimen, que no vacila en utilizar intimidación y fuerza.

Por tanto, y en consonancia con el clima de opresión que reina en Cuba -según nos informa el padre de Gorki- lo tendrán detenido hasta el jueves, hasta que le hagan un juicio por peligrosidad y la condena que le impongan puede ser de uno a cuatro años. Ese es el precio de vivir con valentía, pensar por si mismo, y de hablar sin pelos en la lengua.

 

Fidel Castro, todo Fidel Castro, toda la mentalidad que Fidel Castro ha impuesto a ese pueblo, están en la última «reflexión».

«Para nuestro atleta de taekwondo y su entrenador, nuestra total solidaridad», escribe. Luego, la patada que recibió el árbitro sueco Chekir Chellbat está bien dada.

Porque así son los revolucionarios: patean con furia al enemigo donde quiera que lo vean.

Y la patria está con ellos. El estado los respalda y honra.

Y su líder protege a quienes patean al enemigo con el mimo que merecen los héroes.

Si algo hay que agradecerle ahora y siempre a Castro I es su claridad.

Cualquiera que se interesara alguna vez en conocer qué era de veras la revolución cubana pudo acudir a sus discursos, entrevistas: todo estuvo siempre ahí con claridad prístina.

Porque de Fidel Castro nadie pudo decir que «no lo sabía», como si se tratara de un rey medieval. Fidel Castro siempre lo supo todo, por razón tan sencilla como que se ocupó personal y permanentemente de imponer a Cuba un régimen de terror.

También, por cierto, lo supieron siempre los «militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC) y revolucionarios», «ex dirigentes, diplomáticos y militares», según leo en el diario El Mundo, que ahora promueven socialismo participativo y democrático. Fíjense si lo saben, que ni siquiera conocemos más que un par de nombres de estos abogados del cambio. Esa cautela, al menos, revela que conocen a la perfección el sistema que ahora quieren modificar. Dotarlo de un rostro humano.

Ahí arriba, en la foto, tienen uno. Sangra de patada bendecida por el líder máximo.

UPDATE:

Hablamos en la sobremesa sobre la patada de Volodia.

Volodia es nombre ruso, deriva de Vladimir, lo que parece sugerir que el Volodia de la patada recibió ese nombre gracias a la “amistad” entre los pueblos soviético y cubano.

Pero, ay, C., el memorioso C., discrepa. Ve un nexo directo entre nombre y patada.

C. sostiene que Volodia, el nuevo héroe fidelista, debe su nombre a… la Musicalísima Beatriz Márquez.

¿Se acuerdan de aquella canción que cantaba la Musicalísima en honor de Volodia, comandante del MPLA angolano? Beatriz Márquez debió aprenderla en alguno de los viajes que hizo para cantar a las tropas cubanas en Angola. Y la popularizó en Cuba. ¿Se acuerdan de sus apariciones en Buenas tardes, aquel programa dominical de la televisión cubana o en Juntos a las nueve…? “A reacção não passará!”, cantaba una y otra vez…

Consecuentemente, se popularizó también el nombre de Volodia, el héroe antiimperialista. Así, la Musicalísima habría bautizado al Volodia pateador.

Si ello fuera cierto, y naturalmente se trata de una especulación de sobremesa, la línea entre un Volodia y el otro está tinta en sangre.

Dicho queda.

Repásese la letra de la canción… ¡Toda una “reflexión”!

Bem longe ouvi aquele nome
Inesquecível dos filhos da Angola…
Volódia , Volódia, Volódia tão bom em defesa do povo angolano!
Volódia Volódia , Volódia tão bom na mau imperialista
Que pretende impôr-nos neocolonialismo.
Povo angolano todo bem vigilante
Que no neocolonialismo a repressão é pior!
A miséria é um martírio,
A pobreza também
E o neocolonialismo não tem cor.
Volódia , Volódia, Volódia tão bom em defesa do povo angolano!
Volódia , o filho bem amado do povo angolano
Volódia deu a sua vida por uma causa justa
Volódia morreu, mas o seu nome ficou cá com o povo!
Volódia , Volódia, Volódia tão bom em defesa do povo angolano!
Abaixo capitalismo!
Abaixo imperialismo!
Abaixo neocolonialismo!
Avante socialismo!
A reacção não passará!
A opressão não passará!
A luta continua até à vitória final!
A luta continua até à vitória final!
A reacção não passará!
A opressão não passará!

 

La escala humana

Por Jorge Ferrer

Barcelona — Embelesado, admiro un desierto Passeig de Gràcia desde la azotea de la Casa Fuster. El azul que colorea ese espacio de privilegio que corona el bello edificio modernista me tinta la espalda con el color del mar que sirve de límite a la perspectiva que se abre más allá.

Vengo de atravesar un barrio de Gràcia, mi barrio, revolucionado por su fiesta, para reencontrarme con la ciudad vacía, la genuina Barcelona de los agostos. Una ciudad que los barceloneses solemos abandonar durante la canícula, propulsados hacia el exterior por una fuerza sorda e inconsciente que nos supera.

Lo malo es que esa arraigada fobia a la ciudad estival –que no es privativa de Barcelona, por cierto– nos aleja de la mejor ciudad, la espectral urbe de los veranos.

Salvo alguna infidelidad cometida hace años, suelo permanecer aferrado a esta ciudad cada verano. No siento aquel impulso que alejó a Gustav von Aschenbach de la desierta parada de tranvía en Munich para conducirlo al delirio en la Venecia de Tadzo y la epidemia. Por el contrario, me dejo ganar por ese aire de falansterio abandonado que adquiere el Ensanche y la rotunda condición pueblerina que se adueña de Gràcia, exceptuando los enojosos días de su fiesta. Y salgo a pasear por calles con comercios cerrados, persianas que lamen el suelo y aceras desiertas –”Estamos de vacaciones” o ”Volvemos tal o más cual día”, leo a cada paso– como si paseara por la ciudad que soñé y temí hace años, cuando era un niño allá por los setenta: una megalópolis arrasada por la bomba N, aquella que mataba a la gente, mientras dejaba casi indemnes los edificios. Una rotunda fábrica de maquetas abandonadas.

Si adoro la ciudad espectral de los veranos es también porque me permite reconciliarme con una Barcelona que tantas veces nos resulta insufrible. Basta que adquiera esta apariencia de ciudad espectral por la que pululan escasos transeúntes para que olvide que habito una ciudad que huye de sí misma a velocidad de vértigo. Una donde la especulación inmobiliaria ya no deja espacio a la gente humilde, donde los discursos identitarios acechan tanta disidencia, sobre todo lingüística, donde una mal llevada manía de grandeza intenta erradicar un dichoso provincianismo con ínfulas, asiento de tantas culturas genuinas y fecundas. También es una suerte que los políticos estén de vacaciones, que el estío sea menos inclemente con el ritmo del tiempo y uno no tenga que recurrir a taxistas que alguien debería procesar por extorsión colegiada, que, por fin, continúe abierto, ese sí, el supermercado Dharma, aquí abajo, con Shiva atenta detrás de la caja registradora y sus empleados laboriosos y gentiles. O Shams Lounge, con Youssou agitando la coctelera.

Bien es cierto que más allá del perímetro en que me muevo, cuentan que hay hordas que andan y desandan las Ramblas esgrimiendo planos cortesía de El Corte Inglés o guías de Lonely Planet, como quien avanza por la penumbra armado de una linterna. Transeúntes de todo el mundo atraídos por la falsa luz de otra maqueta, la que vende de esta ciudad el Leviatán del turismo, esa máquina que fabrica testigos y fotos.

Pero no los veo. Están allá abajo, en la ciudad tomada. No en la plácida urbe vacía de los solitarios, donde los apartamentos abandonados, como perros dejados en las cunetas, te inspiran una compasión con la que no sabes bien qué hacer.

Quizás seamos más este año. Tal vez la publicitada crisis haya dejado en casa a más poetas entretenidos ahora mismo en armar versos sobre la ciudad mejor, espectral, vacía. Y a más lectores que los lean. Aun así, hoy Barcelona continúa siendo, y lo será hasta que rompa el septiembre inclemente, un peculiar Shangri-La, espacio donde gozar, por breve que sea la experiencia, de una urbe hecha a la escala del hombre.

El artículo La escala humana aparece en la edición de hoy, 25 de agosto, de El Nuevo Herald.

26/08/2008 2:00


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.