Congresos…

Celebrado el congreso de la UNEAC que tanto complació a todos, en La Habana se aprestan a acoger congreso de la UPEC. Atentos al gusto de los Castro por la ciencia estadística, El Estadígrafo Pedante es uno de los nombres de Castro I, el Granma de hoy nos dice que fueron exactamente 19 las intervenciones en una de las reuniones previas. También recoge las palabras de Rolando Alfonso Borges, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido: «la compleja realidad nacional demanda hacer un periodismo analítico y profundo, con calidad, de combate contra las insuficiencias y el triunfalismo, pero sin sembrar el desaliento». (El código de conducta de Mauricio Vicent, vaya.)

Han pasado 28 años desde que su actual jefe, Raúl Castro, pronunciara el discurso de clausura del IV Congreso de la UPEC. Fue el 29 de marzo de 1980, tres días antes de que Héctor Sanyústiz estampara una guagua contra la verja de la Embajada de Perú.

Y a juzgar por lo que dice ahora Borges y dijo entonces el General, habrá que concluir que 28 años no es nada.

Dijo entonces Castro II, a la sazón ministro de las FAR:

«…es el caso de los que, al ejercer la crítica, no son capaces de reconocer los aspectos positivos, ni de diferenciar los problema objetivos, no dejan piedra sobre piedra y para ellos todo anda mal. De tal modo, se ataca, no se ayuda, se ridiculizan los errores, no se analizan con profundidad; en estas críticas se expresa el eco de ideas ajenas y muchas veces hostiles que no ofrecen a las masas ninguna fe, ninguna bandera, sino que contribuyen a su desconcierto. La crítica entre nosotros constituye un deber político y una responsabilidad social. Es legítima y fecunda cuando se ejerce de modo riguroso y comprometido, es decir: justo y equilibrado, oportuno, optimista y, sobre todo, fraternal…»

Crítica que no siembre el desaliento; crítica fraternal.

Oye, ¿pero y los cambios? Aquí va:

«Ahora se trata de ganar en eficiencia, en calidad, de superar la rutina, de fortalecer el papel de los medios de difusión en la vida nacional y también en fortalecer su organización, la Unión de Periodistas de Cuba, hacer que eleve su prestigio, su autoridad y desempeñe mejor su función en el necesario esfuerzo colectivo para salir adelante.»

Bueno, fue. También es cita extraída de aquel discurso que pronunció en 1980 quien es hoy Castro II, declarado ya Invitado de Honor a la sesión final del venidero congreso.

Va y tienen razón los que dicen que los verdaderos cambios comenzaron en 1959.

Y más aún los que sostienen que la única salida pasa por la salida, del país.

 

UPDATE:

¿Se acuerdan de aquel Andrés Zerneri que pedía le enviaran llaves para hacer con ellas un monumento a Ernesto Guevara, a quien llama “Che”?

Me había olvidado del asunto, pero el servicio de Yahoo News me lo acaba de recordar enviando esta foto. Resulta que ya está terminada, tras recibir 75.000 llaves. Podrían haber reunido más si tuvieran a mano las de las viviendas nacionalizadas durante la Reforma Urbana y las robadas a los exiliados cubanos. ¡Muchísimas más!

La foto no es demasiado precisa, pero aquí va. Hoy comenzó el viaje de dos días del adefesio en peregrinación a la ciudad de Rosario, donde quedará definitivamente instalado.

La web del experimento trae más información.

27/05/2008


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.