Un oso, y la fiebre

Mi muy estimado Mijaíl Kuráyev, anda por la lejana Murmansk, en busca de locaciones para el rodaje de película basada en la noveleta Petia camino al reino de los cielos, que aparecerá a principios de año en la editorial El Acantilado y mi traducción.

Kuráyev me manda algunas fotos muy hermosas, y también esta con las huellas de un oso con el que estuvo a punto de cruzarse. Por suerte, el azar quiso que los separaran unos minutos de vagabundeo sobre la nieve fresca.

Minutos, los largos que me mantienen hundido en la fiebre y la semiinconsciencia. Torpe como un oso, aunque alegrándome siempre de que el destino siga siendo propicio a mis amigos.

Cortesía de Seaweed W., al dictado.

30/12/2007


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.