Refuseniks

En Tel Aviv, el Nahum Goldman Museum of the Jewish Diaspora inauguró esta semana exposición magnífica y debida: «JEWS OF STRUGGLE. The Jewish National Movement in the USSR, 1967-1989».

Se trata de la historia de los célebres refuseniks, una palabra que parece sacada de La naranja mecánica de Anthony Burgess. Así les llamaban a los judíos a quienes la Unión Soviética negaba el derecho a emigrar a Israel. Largas decenas de miles de ciudadanos a quienes se negaba la salida del imperio soviético y, conjuntamente, se les obligaba a abandonar sus empleos por el mero hecho de solicitar el viaje. Una historia que conocen todos los que vivieron, o viven, bajo regímenes comunistas.

La capacidad de organización de la Diáspora judía permitió montar redes de apoyo a los refuseniks; ellos mismos, dentro de la URSS, organizaron redes de ayuda para escapar de la miseria y el aislamiento. Los refuseniks estuvieron entre los pocos que se atrevieron a manifestarse en las calles de Moscú, cuando hacerlo conllevaba a la cárcel. Curiosamente, la palabra refusenik pasó a designar en inglés a quien rechaza o se niega a hacer algo. Un metonímico acto de justicia, pues.

También fueron responsables de buena parte de los impresos clandestinos – samizdat: otra palabra de la época- que ayudaban a leer a escritores prohibidos.

Heroísmo, coraje y organización.

Con motivo de la exposición, el Jerusalem Post trae materiales de muy recomendable lectura.

 

De contra: el TLS sobre Art and sex from antiquity to now en el Barbican Centre, sobre la que ya daba aquí noticia.

 

De recontra: El Golfo de Finlandia ayer, visto desde Peterhof por Marlene.

03/11/2007 16:10


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.