Abel Prieto, y muestra de género

No es revanchismo. Ni odio. Ni es rencor.

Es una cuestión meramente archivística. Y hasta estética.

Este ciudadano que habla aquí abajo blasonará mañana de novelista y ensayista. De progresista.

«Schindler» se querrá tatuar en la frente para aparecer en periódicos y televisiones. Me lo imagino con columna en periódico social-demócrata de la Cuba postcastrista.

Guárdese, sin embargo, esta imagen, ya que no tendremos al protagonista filmado en foros más íntimos, censurando a placer, pisoteando, parametrando, condenando al silencio.

Llegará el día en que los de youtube recibirán miles de peticiones desde La Habana para que borren este video y el otro y el de más allá. Será apoteosis.

Habrán quemado estos sujetos los archivos propios para salvarse, pero la Internet, ay, la Internet guarda cada cosa…

Estos videos, por ejemplo. Para recordar mañana lo que decían estos progresistas sobre el avance de la vulgaridad.

Guárdense estas imágenes.

¿Con afán rencoroso?

No, no: guardémoslas para la risa. O para sonrisa torcida. O siquiera para ilustrar a los escolares acerca de la utilidad de mantener cerrados los botones de la camisa, salvo cuando se trata de mostrar el género .

Vietnam regala a Cuba 3000 toneladas de arroz. A precio de mercado son entre 850.000 y 900.000 dólares, sin contar el coste del flete.

Pero la semana pasada había en la patria del Tío Ho cinco barcos cargando 65.900 toneladas de arroz con destino a Filipinas y Cuba. Aun sin saber cuántas toneladas van para Manila y cuántas para La Habana, uno tiene la sensación de que las 3000 regaladas son, por generoso que sea el dispendio, una suerte de muestra de género.

Elecciones, primera vuelta.

Los ucases fueron los de siempre: 1) movilizar a todo elector que dé señales de vida, por débiles que sean. De ahí que hasta Nosferatu votara; 2) dar por válido todo voto que no sea manifiestamente inválido; así, en las boletas tachadas con una cruz, adjudicar el voto a alguno de los candidatos…

Aun así, y atendido lo dicho aquí sobre la coerción a los electores, esto es lo que hay.

Entreténgase después quien quiera con disquisiciones acerca de si el vaso está medio vacío o medio lleno.

27/10/2007 13:34

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.