Programa en Sant Boi para los Latin Kings, de haberlos

Un sujeto prehumano golpea a una muchachita ecuatoriana en un tren de la periferia de Barcelona, la insulta, le pellizca un pecho, le pega una patada en la cara y, dos días después, me lo encuentro en los telediarios paseando su celebridad.

Es lo que tiene haber domesticado a los Latin Kings. Haberlos convertido en una «Asociación cultural» patrocinada por el Ayuntamiento de Barcelona. Es lo que tiene la cultura, cuando institucionalizada. Es lo que tienen los ayuntamientos contra natura. Se olvidan la justicia y el derecho a la violencia. Devuelta.

Escucho a la abuela del prehumano y al psiquiatra que lo trató. La primera lo disculpa. Para eso, dicen, uno tiene abuela. El segundo, afirma que lo que él vio no fue que pegara a la ecuatoriana. «Se pegaba a sí mismo», dijo requetefreudiano a Antena3.

Si yo les coordinara la agenda a los Latin Kings de marras –a los genuinos; no a los amansados- les programaría para hoy: «Machacar al psiquiatra» a las diez, «Machacar al prehumano “neng”» a las once, y, a las doce, «Fiesta en casa del psiquiatra para festejar que han machacado al prehumano».

Porque, oigan, no hay parto –tampoco el de una sociedad multiétnica- sin sangre. Devuelta.

De contra:

Entretanto, Watson se va y desde Nigeria lo apoyan. Buen par de testigos le han salido al abogado defensor del prehumano.

26/10/2007


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.