Foca, hada, y grito de auxilio

Dicen que se mueve por ahí una legión de nostálgicos. No los nostálgicos de la Tacita de oro, que también hay que tener ganas, sino los nostálgicos de la revolución. A ver si este purgante los redime de patología tan insensata.

Y el debido desagravio. Marisa Monte. Mi querida Idalia Morejón me ha enviado copia de Infinito particular, un disco que colocó definitivamente a Monte en el panteón dominado por Astrud Gilberto. Escúchese repetidamente ese disco y tantos otros del Brasil de los últimos cuarenta años. Seguidamente, cada vez que uno junte las palabras “nueva”, “trova” y “cubana” sentirá vergüenza y un apenas reprimible deseo de vomitar.

Aquí, Marisa Monte con Bebo Valdés y Carlinhos Brown, en segmento de El milagro de candeal, de Fernando Trueba.

 

De contra, aunque principalísimo:

Vía Lanzar la flecha bien lejos, el magnífico blog de Rosa Ileana Boudet, un grito de auxilio en busca de Lailí Pérez Negrín, desaparecida -¡Otra más! ¡Cuántos más?- después de embarcarse en travesía que la llevaba al exilio. Más información en Contacto Cuba.

28/07/2007 18:34


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.