Perogrulladas

La izquierda presenta Manifiesto en defensa de Israel. Por mucho que me moleste su redacción, ese tinte progresista que lo anima, me alegra tal rapto de sensatez. Y de justicia. El antisemitismo es una patología infantil con vocación de epidemia.

La defensa de Israel es la defensa de Occidente, afirman. Aunque parezca increíble, hay que repetir una y otra vez esa perogrullada. Léase y fírmese.

 

Enhorabuena a Raúl Rivero por el Premio Ortega y Gasset de Periodismo.

 

Ricardo Alarcón de Quesada, el 18 de abril, en la Velada Solemne en memoria de Raúl Roa celebrada en el Aula Magna de la Universidad de La Habana:

“Tenemos una obligación… la de perfeccionar nuestro socialismo, la de hacerlo cada vez mejor, para que florezca siempre como expresión del humanismo y la ética de los fundadores de un ideal tan zarandeado a lo largo de la historia.

El socialismo del Siglo XXI “no será calco ni copia sino creación heroica” como advirtió Mariategui. Será fruto de la lucha de hombres pensantes y que piensen con cabeza propia cual quería Mella. Un socialismo que será diverso, multicolor, sin prejuicios ni barreras discriminatorias, que a nadie excluya ni abandone. Ese nuevo socialismo que forcejea por afirmarse, utopía salvadora de un mundo en bancarrota, requiere de pensadores revolucionarios que unan la ciencia a la conciencia. Ese otro mundo posible y la pelea por conquistarlo reclama una teoría, no impuesta con ademanes burocráticos sino fruto del estudio libre, abierto y creador, pero también militante y comprometido, al que nos acostumbró el maestro y camarada que hoy recordamos.

Grande es la responsabilidad de los intelectuales quienes pueden “ver más hondo y lejanamente que los demás”. Grande y hermosa la misión que sabrán cumplir los jóvenes cubanos. A unos y a otros, a todos, nos llama Roa ahora que sopla el viento sur con fuerza arrolladora. Sigámosle, el paso firme, unidos, con alegría, hasta la victoria siempre.”

¿Qué hacer con esas palabras que se deslizan, y cierran, un discurso que apenas escapa de la ortodoxia fidelista?

Un colega me llama la atención sobre ellas y sobre el hecho de que la prensa cubana no haya hecho la menor alusión a esos últimos párrafos leídos por Alarcón.

Aparecen únicamente en el site del MINREX, que abrió espacio dedicado al aniversario de Roa.

Uno tiene la tentación de pasarlas por alto. Uno tiene la tentación de pasar por alto todo lo que viene envuelto en la retórica del asedio y la victoria.

Pero hay que leer entre líneas y también las palabras que conforman cada una de ellas. Porque no hay palabras inocentes. Menos, bajo una dictadura. Muchísimo menos, cuando ésta sabe que las circunstancias la empujan a su desaparición.

La negociación pasa también por esas frases nuevas. Son pelotones que se asoman al campo de batalla. Se asoman, digo. No irrumpen. Por eso conviene ir mirando detrás de las puertas y debajo de los muebles.

 

Otro llamamiento. A firmar en favor de la independencia de los “Països Catalans”. ¡Ya somos 180!, chillan.

En inglés, “Catalan Countries”. Es lo que tienen los idiomas tan precisos como sobados. Que al traducir a ellos sintagma imposible, se lo erige en ridículo estandarte.

También los retrata la traducción al español de la breve arenga: “Adiérete”, escriben. Cosas del tan cacareado bilingüismo. Al final, no pasa de ser nilingüismo, como aquel que describía Pérez-Firmat.

26/04/2007 14:06


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.